Loading...
Irak2020-05-19T13:33:51+02:00

La suma de los conflictos armados, el crecimiento de milicias, la debilidad del gobierno y la crisis financiera han llevado a la República de Irak a una situación de fragilidad en la que desde el año 2003 se contabilizan más de 288.000 personas asesinadas y 2,6 millones de desplazamientos a otras zonas del país.

En el año 2014 se inicia una guerra civil entre el gobierno del país y el autoproclamado Estado Islámico. Hasta el momento, más de 11millones de personas han sido identificadas como severamente vulnerables y, por lo tanto, se encuentran necesitadas de atención por parte de organizaciones de ayuda humanitaria en todo el país. De estas, 4,2 millones son personas desplazadas que viven tanto en campos como en entornos urbanos y que, de forma mayoritaria, se concentran a Ninewa, Bagdad y Kurdistán.

A pesar de que el Kurdistán es una zona con relativa estabilidad en comparación con el resto de provincias iraquíes, la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios estima que más de 736.000 personas requieren de ayuda para sobrevivir.

A consecuencia de la presión demográfica (se calcula que la población en la región ha aumentado en un 30%) y del incremento exponencial de la demanda de servicios básicos, el Gobierno kurdo ha implementado medidas de austeridad que han tenido un impacto notable en lo que se refiere a los niveles de pobreza y desocupación.

Mientras tanto, más de 6.000 proyectos de inversión pública han sido paralizados y el sector agrícola, clave para garantizar la seguridad alimentaria en la zona, ha caído en un 40% (hecho que está causando, entre otros, desplazamientos del campo a la ciudad, agravando todavía más la situación en las zonas urbanas y periurbanas).