Loading...
El Salvador2019-09-23T16:03:40+02:00

En El Salvador la tasa de pobreza se sitúa alrededor del 35% de la población, recayendo de manera especial sobre la población rural y las mujeres. Con una economía de bajo crecimiento, el país se enfrenta al reto de garantizar la alimentación adecuada y suficiente a unos 8 millones de personas (2050) con un modelo de economía basado en las exportaciones, unos elevados niveles de vulnerabilidad ante los fenómenos naturales y un progresivo abandono del sector agropecuario y rural.

El país presenta una alta dependencia de las importaciones de alimentos a causa de la falta de inversión y las políticas aplicadas en la década de los 90, donde la liberalización de precios y la implantación del modelo de agro exportación vinieron acompañados de una reducción drástica del apoyo estatal al sector agropecuario en materia de inversión y asistencias técnicas.

Si bien en los últimos años los diferentes gobiernos han aprobado medidas para garantizar la soberanía alimentaria, esta ha venido impulsada por parte de actores sociales y civiles, como la Mesa de la Soberanía Alimentaria, que impulsa una ley todavía no aprobada en Asamblea Legislativa, la cual reconoce el derecho a la alimentación e incorpora dimensiones que buscan el desarrollo agropecuario sustentable y la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en su participación en el sistema alimentario.

Por otro lado, el impacto de los fenómenos naturales en los últimos años ha tenido graves efectos sobre la agricultura familiar, con elevadas pérdidas, incrementando la vulnerabilidad de la población campesina y de sus medios de vida.

Otra de las problemáticas es la invisibilización y la vulneración de los derechos de las mujeres en el ámbito rural. Las mujeres sufren desigualdades en el acceso y el control de los recursos productivos agrícolas y en los salarios, y esto se traduce en mayores niveles de pobreza. Ante este escenario, se hace necesario implementar acciones que promuevan los derechos de las mujeres en el sector agrícola rural, su empoderamiento y su participación en los espacios de decisión.