En Colombia, la crisis de la Covid-19 incrementa las dificultades para la implementación del Acuerdo de Paz firmado entre el Gobierno y las FARC-EP en 2016. Ya antes del estallido de la epidemia, organizaciones como la Oficina Internacional de Derechos Humanos- Acción Colombia (OIDHACO) habían alertado del retraso en su aplicación (40% pendiente) y de las reducciones producidas en el presupuesto asignado.

Uno de los puntos que recoge el Acuerdo de Paz hace referencia a la reincorporación de las personas excombatientes en la vida civil, desde un punto de vista económico y social, y de la promoción de garantías de seguridad para las personas defensoras de derechos humanos y que forman parte de los movimientos sociales y comunitarios.

Según la ONG Indepaz, desde comienzos de año y hasta el inicio del confinamiento, había habido 71 asesinatos de personas defensoras y líderes sociales y 20 asesinatos de personas desmovilizadas de las FARC-EP. La situación de cuarentena y de aislamiento preventivo aumenta el riesgo para defensores y exguerrilleros, puesto que al tener que permanecer en casa son más fáciles de ubicar por parte de eventuales agresores. En este sentido, las organizaciones de derechos humanos han solicitado a las autoridades colombianas que se diseñe de manera inmediata un plan de protección y una ruta de atención diferencial para este segmento de la población mientras dure la pandemia.

Cerca de 13.000 personas excombatientes habitan en los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR), donde desarrollan diferentes proyectos productivos. Algunos de estos emprendimientos han quedado parados a raíz de la crisis sanitaria o bien se han reconvertido para adaptarse.

Emergència Covid-19 Colòmbia

Es el caso de muchos ETCR que previamente elaboraban materiales textiles y que ahora están orientando la producción para fabricar materiales de protección personal, especialmente mascarillas (‘tapabocas’). Dentro de la campaña que hemos puesto en marcha junto con la Associació Catalunya-Líban y la Associació Acció Internacional per la Pau – IAP Catalunya para hacer frente a la emergencia de la Covid-19 estamos trabajando en Colombia con la Corporación Alterpaz, apoyando en la fabricación de estas mascarillas.

La confección la realizan personas exguerrilleras en seis ETCR de los departamentos de Antioquía, Tolima y Caquetá, donde previamente había instalados talleres de confección textil. Los fondos recogidos durante la campaña se destinarán a la adquisición de materiales (tela, clips nasales, hilos, bolsas, selladoras de bolsas…) y a gastos de transporte. El objetivo es fabricar 100.000 mascarillas, que se repartirán entre las personas excombatientes, sus familias y miembros de la comunidad local, y también se usarán para la distribución externa.

Luchar contra la pandemia es también luchar contra la pobreza

Échanos una mano

¿Quieres recibir nuestro boletín?